Queridos padres,

Sé que vuestro compromiso está en proporcionar a vuestros hijos las mejores herramientas para su felicidad.

 

También sé que es difícil porque en ocasiones no tenéis esas herramientas y el sistema educativo tampoco las proporciona.

El paradigma actual de la educación está en la línea de que para aprobar hay que "hincar los codos" dando prioridad a la lectura y la memorización "a la fuerza"; y es necesario leer y memorizar, aunque hay  otros sistemas más eficaces.

 

Estoy seguro de que habéis hecho lo que está en vuestra mano y vuestro hijo/a  sigue sin obtener los resultados que queréis, y no es por falta de ganas.

 

En muchas ocasiones, (lo he vivido), los malos resultados en los estudios y no afrontarlo de la forma adecuada produce un distanciamento entre padres e hijos.

 

Es doloroso ver como vuestro hijo/a se esfuerza duramente sin conseguir nada por falta de un buen enfoque y las técnicas adecuadas.

Mi compromiso es guiar al estudiante a generar un cambio de actitud para afrontar su relación con los estudios, con vosotros y con el entorno de otra manera mucho más efectiva, animarle a que adquiera otros hábitos para obtener otros resultados.

 

En mi adolescencia y juventud sufrí los mismos problemas que tantos otros estudiantes: falta de motivación, de atención, suspensos, apatía, y enfrentamiento con mis padres.

 

Esto me ha servido para realizar un potente aprendizaje: ¡Se puede cambiar!

 

Toda mi experiencia de vida y mis aprendizajes vitales me sirven para guiar a vuestro hijo/a en su búsqueda de la realización personal y la felicidad.